Compensación de excedentes en autoconsumo: qué es y cómo funciona

Publicado por:

Una de las metas de la humanidad como colectivo es avanzar con paso firme en el objetivo de conseguir formas de energías que puedan resultar renovables y ecológicas, con el fin de reducir el impacto ambiental generado por los medios tradicionales de producción de electricidad. No sólo el medio ambiente se vería beneficiado por un cambio radical en nuestra manera de generar energía, pues nuestra economía recibiría un respiro enorme que, a largo plazo, terminaría aportando estabilidad y bienestar general en nuestra sociedad.

El hecho de que casi la totalidad de las fuentes de energías que usamos actualmente provenga de recursos no renovables, nos fuerza a girar el timón de forma drástica en nuestro camino por alcanzar la excelencia como empresa. Las formas de energía tradicionales son simplemente insostenibles: los altos costos de la electricidad afectan al bolsillo de la población mientras nuestro planeta sufre las consecuencias del uso indiscriminado de recursos.

Afortunadamente, el tema de las energías renovables está cada vez más presente en la conversación diaria, lo que nos restablece las esperanzas de que la mayoría de la población pueda contar con una casa autosuficiente en el futuro próximo. Esto no pasará en un abrir y cerrar de ojos, pero con la constancia suficiente y con las motivaciones adecuadas es posible educar a la ciudadanía para crear conciencia en el uso correcto de la energía eléctrica. Es aquí cuando la compensación excedentes autoconsumo entra en juego.

¿En qué consiste la compensación de excedentes de autoconsumo?

La base del cambio global comienza poco a poco, como una pieza de dominó derrumbando a la siguiente. Cuando hablamos de compensación simplificada de excedentes nos referimos a una compensación fotovoltaica basada en la cantidad de energía que usamos mensualmente en nuestros hogares. La forma tradicional de calcular las facturas de la luz no tenía en consideración los sistemas de autoconsumo modernos que las comunidades autónomas están gestionando a lo largo de todo el país.

Hace apenas algunas décadas la idea de contar con instalaciones fotovoltaicas aisladas en nuestro hogar parecía un tema futurista y distante. Afortunadamente, las ventajas de la globalización y del avance de nuestra especie han brindado las herramientas adecuadas para acceder a tecnologías que resultan fructuosas tanto para nuestro bolsillo como para nuestro bienestar.

Contar con una fuente de energía renovable es nuestro hogar es un escenario donde todos se benefician, sin importar del ángulo que se observe. Este hecho se confirma gracias a la compensación excedentes fotovoltaica, pues si la cantidad de energía que produce el sistema de compensación autoconsumo es mayor que la energía usada por un inmueble durante un periodo mensual, experimentaremos una reducción considerable en el gasto de nuestra factura de luz.

De hecho, un sistema de autoconsumo residencial envía parte de la energía que el usuario no necesita a la red eléctrica estandarizada. Esta energía se contabiliza, indicando así su valor económico y generando un descuento mes a mes de forma directa en la factura eléctrica. Con la compensación simplificada de autoconsumo ganan las comercializadoras, gana el medio ambiente y, más importante, gana el usuario.

Puntos a considerar para la venta de autoconsumo con excedentes

Antes que nada, es importante tener en mente que las comercializadoras no van a querer comprar tu energía excedente a un precio mucho mayor del valor común del mercado nacional. Las tarifas dependen de la comercializadora con la que trabajemos, pero en términos generales la ventaja económica resulta adecuada cuando ronda de 4 a 6 céntimos de euro por cada vatio.

Pago por excedentes de energía fotovoltaica.

Para equilibrar correctamente nuestra ventaja económica no sólo se debe tener en cuenta el precio que la comercializadora nos paga por vatio, también se debe considerar la tarifa que la comercializadora tiene para proporcionar la energía en primer lugar. Para esto se debe analizar de manera cuidadosa si nos conviene trabajar con el mercado mayorista o el mercado libre, considerando diversos puntos que dependerán de nuestra situación individual y el gasto de energía que generamos mensualmente.

El factor horario también tendrá una influencia bastante fuerte en el precio del vatio que las empresas impongan sobre la energía que consumas. Esto quiere decir que en verano desde las 13 horas hasta las 23 horas y en invierno desde las 12 horas hasta las 22 horas, el precio del vatio es más caro. Esto no debe representar un problema para tu instalación de autoconsumo, pues al trabajar con más frecuencia durante el día te permitirá acudir menos a la red eléctrica en horas donde la tarifa sea mas costosa, aunque al final todo dependerá de los hábitos de consumo de cada quién.

Independientemente de todo esto, queda claro que la compensación simplificada autoconsumo representa una ventaja que debe ser aprovechada al máximo. Pensar a mediano y largo plazo es la clave para poder disfrutar de los incontables beneficios que la energía renovable y sustentable representa para nosotros. La compensación excedentes energía solar puede ser una realidad en tu vida más pronto de lo que te imaginas.

0
  Quizá te interese
  • No related posts found.

Añadir un comentario